Un nuevo material de construcción ahorra energía

Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han desarrollado y patentado paneles de apariencia semejante al yeso capaces de almacenar energía térmica. Los paneles, combinados con estrategias pasivas (como el soleamiento o la ventilación natural) reducen el consumo energético de los edificios hasta en un 40%. El avance contribuye a suavizar el problema de la crisis energética, según sus promotores, especialmente en España donde se importa el 80%.

La investigación del grupo de Construcción y Tecnologías Arquitectónicas de la ETS de Arquitectura de la UPM se basa en la incorporación de materiales de cambio de fase o PCM (del inglés: Phase Change Materials) a los paneles. Este nuevo elemento constructivo es capaz de almacenar, en 1,5 cm de espesor, cinco veces la energía térmica de un panel de yeso convencional con el mismo espesor. Así, logra mantener la temperatura del local donde se instala en el rango de confort (20-30ºC) sin necesidad de sistemas de climatización. Además, el plazo de amortización de la inversión es corto, entre uno y dos años.

Son muchas las aplicaciones de los PCM en diversos campos, como el sanitario, botánico o deportivo. En construcción, desde inicios de los años 80, se investiga para integrarlos en diferentes elementos constructivos (hormigón, yeso, cerámica, vidrio…).

Los PCM son sustancias que almacenan o liberan energía térmica, en forma de calor latente. Durante el día los ‘excedentes energéticos’ (procedentes de la radiación solar, electrodomésticos, usuarios…) favorecen su licuado, evitando el sobrecalentamiento del local. Por la noche, cuando la temperatura exterior baja, se solidifican liberando la energía acumulada al ambiente, evitando el subenfriamiento. El efecto es el de un muro grueso y pesado de gran inercia térmica.

Para el desarrollo del nuevo material, los investigadores de la UPM eligieron el yeso dada su disponibilidad, profusa utilización en la edificación y bajo coste, así como la facilidad de integración de nuevos aditivos. Además, su posición es siempre del lado interior del aislamiento, lo que asegura un aprovechamiento de su capacidad teórica de almacenamiento térmico de un 90-95% (capacidad térmica útil), frente a un aprovechamiento del 10-15 % que se consigue cuando se coloca al exterior del aislamiento.

%nbsp;

Fuente: agenciasinc.es

Aumenta el consumo de cemento

Aumenta por primera vez desde el inicio de la crisis

El consumo de cemento registró el pasado marzo el primer crecimiento mensual desde que estalló la crisis, al sumar un volumen de unas 875.000 toneladas, que lanza un avance de alrededor del 16% en relación al mismo mes de 2013, según se desprende de los datos de Oficemen.

La patronal rechaza que se trate de un repunte del mercado y mantiene su previsión de que la demanda de cemento cerrará la actividad 2014 en negativo por séptimo año consecutivo, con un retroceso de entre un 7% y un 8%. De hecho, señala que el pasado mes figura como el segundo peor marzo de la última década en cuanto a demanda de cemento, por detrás del de 2013, con el que se compara, en el que además confluyeron distintos factores como días festivos y condiciones meteorológicas. En concreto, en marzo de 2013, el consumo de este material de construcción se desplomó un 40% al coincidir, además de la crisis y el parón de la construcción, la celebración de la Semana Santa e intensas precipitaciones.

Según Oficemen, esta circunstancia “lastró el consumo y convirtió a marzo de 2013 en uno de los peores marzos de la historia de esta industria”, mientras que el correspondiente mes de 2014 no ha contado con festivos y ha presentado mejor meteorología, “motivando así el avance” en la demanda cementera.

Bajada del 2,2% en el primer trimestre

Pese al incremento registrado en marzo, el balance del primer trimestre del ejercicio arroja un descenso en el consumo de cemento, si bien se trata de una reducción más moderada, del 2,2%, de forma que la industria absorbió 2,47 millones de toneladas de este material de construcción.

En el conjunto de los dos últimos meses (abril de 2013-marzo de 2014), el consumo de cemento acumula un descenso del 12,9%, hasta las 10,9 millones de toneladas. “Queda mucho camino por recorrer para que el sector cementero español entre realmente en la senda de la recuperación”, aseguró en un comunicado el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza, que encuentra necesario recuperar la inversión pública.

“Existe un buen número de infraestructuras ‘discretas’ cuyo estado se encuentra muy alejado de las buenas prácticas europeas, como pueden ser los cuellos de botella en los accesos a las grandes ciudades, las conexiones ferroviarias con Europa, y las redes de saneamiento y estaciones de depuración de aguas en poblaciones pequeñas y medianas, entre otras”, añadió el directivo de Oficemen.

 

Fuente: elpais.com

¿Por qué se tiene que impermeabilizar?

Empecemos por lo esencial, ¿qué significa impermeabilización? Es el proceso mediante el cual se protege a edificios, hogares o cualquier tipo de edificación de los efectos del agua, sobre todo en época de lluvias.

La mejor época del año para impermeabilizar es un mes antes de que comienzen las lluvias, ya que lamentablemente se complica hacerlo justo en ese tiempo y podemos no obtener buenos resultados de ello.

Los efectos del agua en las construcciones se suelen ver en forma de goteras, manchas de humedad en techos y paredes, salitre o cualquier tipo de filtración

No solamente nuestro hogar o lugar de trabajo luciría antiestético con esas manchas de humedad o el estado de ánimo de los ocupantes se vería afectado, entre los efectos negativos del agua se encuentra el desgaste de los materiales de la construcción y la corrosión de los elementos estructurales de la misma.

Es por esto, que debemos tomar la impermeabilización como una actividad de mantenimiento básico para nuestro hogar y oficina.

 

Fuente: mantenimientoarce.blogspot.com.es