Tres piezas cerámicas que resuelven cubiertas, pavimentos y fachadas, premiadas en la Cátedra Ascer

Los alumnos Marina Baró, Andrea Massip y Guillem Díaz, ganaron la undécima edición de la Cátedra Cerámica Ascer de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universitat Internacional de Catalunya (ESARQ-UIC) con tres piezas cerámicas que resolvían, respectivamente, cubiertas, pavimentos y fachadas.

ceramica1Los 23 alumnos que este año cursan la asignatura “Innovación y diseño de materiales cerámicos” en la Cátedra Cerámica, de la mano de los profesores Jordi Roviras y Cristina García Castelao, defendieron uno a uno las piezas cerámicas que han trabajado a lo largo de todo el trimestre, ante un jurado compuesto por Emiliano López, de López Rivera arquitectos; Xavier Ros, de H Arquitectes; Rosa Urbano, directora de la Cátedra Cerámica de Liverpool, y Eva Pedrajas, de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (ASCER), que impulsa la Cátedra Cerámica, todos ellos acompañados del director de la Cátedra, el Dr. Vicente Sarrablo.

Piezas ganadoras:

  • Categoría Cubiertas: Marina Baró, por Avi. Se trata de una pieza que nace de una cierta crítica al material de la chapa de cubierta (chapa colaborante), que no entra en conflicto con ella sino que realza su geometría en sección. Trabaja, según el jurado, de una manera muy solidaria con la chapa y contribuye a realzar su perfil generando un buen diálogo entre ambos materiales. El jurado ha destacado que existen usos latentes imprevistos en la propia pieza y que la contundencia en la forma realza su geometría y la convierte en un elemento muy bello.
  • Categoría Pavimentos: Andrea Massip, por T-Filtrón. Según el jurado, esta pieza propicia, casi a la perfección, uno de los aspectos más interesantes de un pavimento urbano, que es la capacidad de acumular agua en su parte inferior y filtrarla al terreno en el tiempo. Es una pieza de fácil aplicación y que un operario no especializado la puede llegar a colocar perfectamente y con cierta facilidad. Es un sistema abierto que cada arquitecto la puede customizar y colocar de distintas maneras consiguiendo funcionalidades distintas del propio pavimento; y siendo de cerámica hay un potencial real en ella misma que la realza y la dignifica. Presenta una versatilidad muy amplia en su colocación y su simple geometría (en forma de H), la convierte en una pieza potente, con personalidad y con capacidad de adaptarse a las necesidades compositivas del proyecto.
  • Categoría Fachadas: Guillem Díaz, por Green Wave. El jurado ha premiado esta pieza por su forma holística y por la sensibilidad del alumno en la definición de su geometría y la economía de medios utilizados y proyectados para su ejecución. Todo ello, según el jurado, define un sistema de fachada verde muy interesante y coherente al clima y al edificio. Además, destacan que todo el sistema de recogida y aprovechamiento del agua de la lluvia realza y enfatiza el propio sistema constructivo y la propia geometría de la pieza (forma de catenaria invertida), casi como una tela cerámica colgada por sus dos extremos.

Fuente: infoconstruccion.es