Desafíos de la impermeabilización de edificios

impermeabilizante-poliurea1

Hoy en día es frecuente ver edificios con más subterráneos para disponer de mayor cantidad de estacionamientos y espacios útiles para las instalaciones que requieren de ambientes muy controlados, como es el caso de las clínicas y hoteles. Al existir una mayor profundidad de fundaciones, es posible encontrar en muchas ocasiones napas freáticas, napas colgadas o aguas de infiltración, siendo necesario impermeabilizar los muros e incluso la losa o radier bajo el último subterráneo.

En varios casos, con el objetivo de maximizar la utilización del suelo, las excavaciones son verticales en los deslindes del sitio lo que implica que las impermeabilizaciones deben ser hechas contra terreno, antes de ejecutar los muros perimetrales. Una situación parecida ocurre en la construcción en faldas de cerros y bordes de ríos.

Otro desafío interesante es cuando se debe impermeabilizar terrazas y cubiertas vegetales, que requieren de soluciones seguras con sistemas de drenaje para eliminar las aguas en exceso provenientes del riego y lluvias. También son retos atractivos impermeabilizar terrazas transitables con o sin aislamiento térmico, con diversos tipos de pavimentos; piscinas en pisos superiores y con equipamiento comunitario; y plazas, estacionamientos y jardines sobre subterráneos.

 

Fuente: Revista EMB