Técnicas de refuerzo de vigas III

Refuerzo de vigas de madera mediante la colocación de perfiles metálicos de acero.

El refuerzo de las vigas maestras de antiguas estructuras se lleva a cabo fácilmente gracias al acero. Son numerosas las posibles soluciones. La presente ficha da algunos ejemplos de forma no exhaustiva. Figura a) la viga de madera se refuerza mediante la colocación de perfiles en paralelo U, I o H. También, (figura b), se puede deslizar una vigueta para sostener la viga existente cuando no hay problemas de gálibo bajo la viga. La colocación de conectores (tirafondos), en número suficiente, tiene como objetivo hacer solidarios la madera y el acero, para obtener una inercia superior a la suma de las inercias de ambas vigas.

Por último, la figura c) muestra un ejemplo de refuerzo de una viga en madera por suspensión. Se ancla en los muros una viga metálica perpendicular a la viga original. Las vigas de madera se unen a esta nueva viga, de suficiente inercia, mediante estribos.

refuerzo estructural

Refuerzo o reparación de viguetas de forjado de madera mediante la colocación de perfiles metálicos de acero.

Como en el caso de las estructuras, el refuerzo de forjados de madera mediante perfiles de acero es válido, tanto para reforzar elementos deteriorados (podridos o carcomidos) como para soportar los incrementos de carga. Los perfiles de refuerzo se apoyan en los elementos existentes o añadidos (muros, vigas…). Los diseños mostrados a continuación, que se dan a título de ejemplo, muestran algunas opciones de refuerzo de viguetas de forjado que permiten conservar el techo existente sin quitarlo.

La figura a) muestra un antiguo forjado reforzado con “viguetas cojas”. El refuerzo mediante viguetas metálicas se efectúa con perfiles en U, unidos con pasadores para limitar el riesgo de desbordamiento y se sitúan a uno o a ambos lados de la pieza a reforzar. Las viguetas defectuosas, a menudo alabeadas, se calzan sobre los nuevos perfiles.

 

La figura b) muestra un refuerzo sin utilizar las viguetas existentes, que soportan únicamente el techo. Las cargas son soportadas íntegramente por vigas metálicas de sustitución alojadas en el cuerpo del forjado. Los apoyos de las viguetas deterioradas pueden reforzarse mediante placas metálicas.

El problema se soluciona creando un nuevo apoyo, sea en forma de repisa, de pilar o muro. Se puede ensamblar una nueva pieza de madera tratada a la vigueta defectuosa mediante dos placas metálicas unidas por tirafondos o por bulonado.

 

 

 

 

 

 

Fuente: constructalia.com